Historias de éxito

Alfredo Garcia, Watsonville Diesel

Cuando se trata de motores diesel y los vehículos que impulsan, Alfredo García es un verdadero experto. Pero cuando se trataba del lado comercial, impuestos, nóminas, licencias, permisos y demás, García estaba perdido.

Fue entonces cuando se dirigió a El Pájaro CDC para obtener ayuda con el marketing, la estrategia comercial, las solicitudes de préstamos y más.

“Empezamos desde cero, no sabía nada. Cómo pagar los impuesto sobre las ventas, cómo obtener las licencias, entonces alguien me dijo que debía hablar con este tipo en El Pájaro CDC”, dice García sobre como abrió su propio taller en 2009. “Nos ayudaron mucho. Empezamos desde el CERO, no teníamos equipo. Invertí $ 60,000 de mi propio dinero y poco a poco aumentamos nuestros ingresos. Ahora tenemos suficientes ingresos para solicitar un préstamo”.

Watsonville Diesel

Al trabajar con El Pájaro CDC, García pudo obtener un préstamo de $ 1 millón para un edificio nuevo, ya que había perdido el contrato de arrendamiento en su ubicación anterior y hubiera perdido su negocio sin él. El caso de García es un excelente ejemplo de cómo, además de lanzar y expandir empresas pequeñas, El Pájaro CDC puede ayudar a las empresas pequeñas a crear ingresos para sus familias y la comunidad.

En 2014, García ganó el premio Faces of Entrepreneurship (Rostros de Emprendimiento) de la Asociación de California para la Oportunidad de Microempresas (CAMEO).

García estudió tecnología diésel en Hartnell College, luego comenzó a trabajar en Salinas Valley Ford como técnico diésel. Luego cambió a International Trucking en Watsonville, que se especializaba en vehículos diesel, en particular en camiones de granjas y agrícolas.

Después de dos años allí comenzó a trabajar en Monte Vista Christian School en Watsonville, cuidando de su flota de vehículos. Pasó ocho años en esa escuela, y luego le dijeron que International Trucking había cerrado, dejando un taller vacío y una falta de negocios de reparación y mantenimiento de motores diesel en Watsonville.

Los primeros años del negocio fueron difíciles, pero con la ayuda de El Pájaro CDC, García no solo pudo expandir su negocio, sino que también ayudó a los jóvenes locales a obtener entrenamiento técnico y experiencia.

García practica “pay it forward” (también conocido como “cadena de favores”) mediante mini sesiones de capacitación con estudiantes locales de secundaria que son recomendados por sus profesores. Él entrena a una docena de estudiantes al año, y ha contratado a dos jóvenes que completaron sus estudios técnicos y regresaron a trabajar en su comunidad.

“Quiero corresponder, quiero ayudar a la comunidad si puedo”, dijo García al Watsonville Register-Pajaronian. “Me gusta ayudar a la gente.”

Historias de éxito